Resultados de la ultracavitación

La ultracavitación nos permite obtener grandes beneficios al permitir eliminar la grasa en zonas localizadas. Esta eliminación de grasa es para siempre y se realiza por la orina o el sistema linfático. El famoso antes o después que nos podemos encontrar en las imágenes de cualquier clínica suelen ser, por lo general, bastante realistas pues desde la primera sesión muchos pacientes empiezan a ver los efectos de esta técnica.

Blog ultracavitación

Además de la pérdida de peso localizada, también se ven efectos beneficiosos para la piel pues se consigue una mucho más firme poniendo fin a la celulitis y a la piel de naranja.

Aunque estos resultados por si solos son muy interesantes para mejorar el aspecto físico de las personas interesadas en este tratamiento, se pueden conseguir unos resultados mucho mejores si se combina esta técnica con ejercicio físico, una dieta equilibrada y mucha agua para poder drenar toda  esa grasa que se ha cambiado de sólido a líquido por medio de las ondas ultrasónicas.

Estos resultados se consiguen sin que sea necesario que el paciente pase por el quirófano. Es aquí donde nos encontramos con uno de los principales beneficios de la ultracavitación, y es que no es necesario que el paciente esté ingresado ni que tenga que estar bajo los efectos de la anestesia.

Solo las personas que están embarazadas, tienen problemas circulatorios, infección, epilepsia o el médico considera que no se pueden someter a este tratamiento, podrían sufrir un efecto secundario severo si optan por la ultracavitación. El resto, siempre que se realiza por profesionales en clínicas con experiencia en este tipo de intervenciones, no deberían tener mayor problema y tras las primeras 6 sesiones los resultados deberían ser más que reconocibles a simple vista. De hecho los profesionales recomiendan esas 6 sesiones como el mínimo y 12 las máximas para no tener problemas.

Todos estos beneficios y el éxito en los resultados del antes y después de la ultracavitación ha hecho que sea uno de los métodos más utilizados por las personas que quieren perder peso en zonas localizadas. Además, no nos podemos olvidar que las células grasas ya no vuelven a aparecer una vez que se eliminan por la orina. Por este motivo se recomienda beber mucha agua tras la operación para eliminar cuanto antes las células que se han quitado mediante esta técnica.

Elegir un buen profesional y una buena clínica, hacer caso de las recomendaciones y acompañar este tratamiento con una vida sana que incluya deporte y alimentación saludable, mejorará considerablemente los resultados de la ultracavitación. Aunque por si sola, como hemos visto, consigue resultados que se acercan, y mucho, a los que se pueden conseguir con una intervención quirúrgica. Eso si, esta última tiene muchos más riesgos y los efectos propios de una cirugía, por lo que la ultracavitación se ha convertido en el tratamiento elegido por cada vez más personas.