Efectos secundarios de la ultracavitación

Ya hemos mencionado en nuestra web que los efectos secundarios de la ultracavitación son mínimos y se dan en muy pocos casos. Para reducir estos efectos es importante que este tratamiento se realice en una clínica que cuente con expertos en aplicar la ultracavitación.

El efecto secundario más común es sufrir calor en la zona que se ha elegido para eliminar la grasa localizada. Este calor pasará en unas horas y solo si continúa por más de uno o dos días deberás consultarlo con tu clínica pues ya no será un efecto secundario normal y podría haber un problema detrás.

reacciones adversas

Otro de los efectos secundarios que se suelen dar es el de la diarrea leve en los casos en los que se aplica esta técnica en el abdomen. En uno o dos días debería haberse solucionado este problema.

Es común también que pueda aparecer algún hematoma donde se ha realizado esta cavitación con ondas ultrasónicas. Estos hematomas son mayores si se realiza este tratamiento de forma más intensiva y por encima de las 12 sesiones recomendadas como máximo.

Por último, también podemos mencionar que se puede producir un zumbido en el oído que nos acompañe unas horas. Esto es totalmente normal y es fruto del ruido que produce el aparato y que ocurriría con cualquier otro aparato que hiciere un ruido de esas características.

Donde si puede tener efectos secundarios la ultracavitación es cuando se realiza a embarazadas. Por esta razón no se recomienda que se realice en ninguna parte del cuerpo. Una vez concluido el embarazo tampoco se deberá someterse a este tratamiento si la paciente está en la etapa de amamantamiento. Se recomienda esperar algunos meses antes de ponerse en manos de un experto para eliminar la grasa localizada con estas ondas ultrasónicas.

Lo que si es importante mencionar es que si has realizado este tratamiento no tienes por qué esperar para poder tener hijos.

Además de las embarazadas, hay otros grupos de riesgos que no deben someterse a esta ultracavitación si no quieren tener efectos secundarios. En este grupo nos encontramos con personas epilépticas, con colesterol alto, que tengan muy altos los niveles de azúcar o la presión arteria, niños y adolescentes.

Tener un estado de salud bueno, no hacer más de una sesión por semana, no realizar más de 12 sesiones, beber mucha agua y no superar los 20 minutos en cada zona donde se aplican las ondas ultrasónicas serán buenas medidas para evitar o reducir cualquier efectos secundario que pueda tener este tratamiento. Aunque como hemos comentado, por regla general, se trata de una técnica que no presenta grandes efectos secundarios gracias a que no es una técnica quirúrgica y no necesita anestesia al ser indolora. Apenas unas vibraciones en el cuerpo notarán las personas que se someten a la ultracavitación.